Nosotros los rateros (1949)


La señorita Elena llega al Guillermo Hotel y pide un cuarto al conserje en turno. El conserje le asigna el cuarto número 421, que es el único libre y ella se instala y le comenta que al día siguiente llegarán sus padres, así que espera que para entonces hayan habitaciones disponibles. De inmediato le telefonea a su novio Ludovico (Shilinsky) para notificarle su llegada. El conserje termina su turno y llega el nuevo. Mientras la señorita se está preparando para dormir, sale de abajo de la cama un ladrón (Manolín) y toma un cigarro que ella estaba fumando. Cuando ella se da cuenta se extraña mucho y prende otro cigarro, luego se mete a bañar. El señor Alberto llega al mismo hotel y pide un cuarto. Como el anterior conserje no hizo la anotación correspondiente, le asigna el mismo cuarto, y éste se acuesta a dormir. Cuando Elena sale del baño se da cuenta de la presencia de y comienza a gritar, diciendo que es un ladrón y luego de desmaya. Cuando ella despierta, él le explica que hubo un error y que va a ir a arreglar el problema. Sin embargo ella se lo impide, ya que le dice que es malo para su reputación que vean que está junto con un hombre en un cuarto, así que se ponen a platicar de varias cosas. Durante su charla se conoce que Alberto es abogado, mientras que Ludovico es fiscal.




obitel.biz